El Centro de Pastoral Afrocolombiana, CEPAC, convoca, anima y coordina las distintas iniciativas de trabajo pastoral que se realizan con el pueblo afrocolombiano

 

 

miércoles, 11 de mayo de 2011

** ORGANIZACIONES RELIGIOSAS SE OPONEN AL ACUERDO DE LIBRE COMERCIO CON COLOMBIA

De: David Hernández Palmar <shiaakua@gmail.com>
Fecha: 2011/5/9


Grupo Interreligioso de Trabajo sobre Comercio e Inversión (GTI)

Grupo de trabajo con sede en Washington con representantes de diversas organizaciones religiosas comprometido a hacer valer una presencia más fuerte de las comunidades de fe en los debates de política pública sobre el comercio y las inversiones internacionales.

25 E St. NW, Suite. 200 • Tel: (202) 347-9797 ext. 212 • Correo electrónico:dgolemboski@networklobby.org

14 de abril 2011

ORGANIZACIONES RELIGIOSAS SE OPONEN AL ACUERDO DE LIBRE COMERCIO CON COLOMBIA

(Traducción no oficial)

En los últimos meses, se ha hecho evidente que la Administración tiene la intención de presentar el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia que está pendiente al Congreso para su aprobación. Los defensores del libre comercio en el Congreso están presionando al presidente para que pase el acuerdo más pronto que tarde. Creemos que sería un error si el presidente Obama avanza en el acuerdo en su forma actual. Los miembros del Congreso deben dejarle claro al Presidente y expresar su intención de rechazar el acuerdo si este avanza.
Como representantes de instituciones religiosas y organizaciones basadas en la fe con extensas relaciones globales, tenemos profundas preocupaciones sobre la situación actual en Colombia. Las condiciones de inestabilidad, desigualdad, impunidad, violencia y pobreza son profundamente inquietantes. Colombia se encuentra en medio de una grave crisis humanitaria. Por otra parte, estos problemas probablemente se agraven aún más con el acuerdo de libre comercio. El "Plan de Acción" de la Administración acordado con el gobierno colombiano no hace lo suficiente para proteger los derechos de los trabajadores y no aborda preocupaciones más amplias sobre los derechos humanos. Dada la historia de promesas incumplidas y los compromisos sin aplicar en Colombia, insistimos en que una mejora real, sustancial y duradera de las condiciones sobre el terreno es necesaria antes de que un acuerdo comercial pueda ser aprobado.

En concreto, tenemos preocupaciones sobre las siguientes áreas:

La violencia contra sindicalistas y defensores de los derechos humanos en Colombia sigue siendo inaceptablemente alta. A pesar de la retórica promisoria de la Administración Santos en Colombia y las frecuentes declaraciones de estadounidenses que afirman que la violencia contra sindicalistas y defensores de los derechos humanos en Colombia ha descendido; inquietantes niveles de violencia, de hecho, persisten. Entre 2005 y 2009, más sindicalistas fueron asesinados en Colombia que en el resto del mundo en su conjunto. Entre junio y octubre de 2010 solamente, 33 defensores de los derechos humanos fueron asesinados. La impunidad es generalizada, con un número de procesos muy por debajo del de los incidentes de asesinatos y amenazas. Como candidato presidencial, Barack Obama indicó que se oponía al TLC entre Estados Unidos y Colombia a menos que la situación de los derechos humanos mejorara. El acuerdo de plan de acción representa un paso en esa dirección, pero es insuficiente. Instamos al Presidente Obama y a los miembros del Congreso a detener el avance del acuerdo hasta que haya mejoras importantes en materia de derechos humanos y en las condiciones laborales en Colombia.

Las disposiciones en la agricultura en el acuerdo acelerarán el desplazamiento y empujar a la gente a la producción de cultivos ilícitos. la desigualdad en el acceso a la tierra en Colombia está entre las más altas en América Latina, y esta distribución desigual se encuentra en el corazón del conflicto en Colombia.  Loscinco millones de desplazados internos de Colombia representan la mayor crisis de desplazamiento. Esta situación sólo se ve agravada por el TLC, que es probable que acelere la expropiación de tierras para beneficiar a los cultivos de agro-exportación. La experiencia de México bajo el TLCAN ha demostrado el impacto de las medidas agrícolas que conduzcan a una reducción de ingresos para los agricultores que ya eran pobres. Los agricultores en pequeña escala en Colombia se prevé que perderán un promedio de 16% de sus ingresos como resultado del TLC. En pocas palabras, esta pérdida será devastadora. las familias que luchan encontrará aún más difícil producir alimentos suficientes para sobrevivir, y muchos encuentran en la producción de cultivos ilícitos su única opción. Este cambio va a socavar hasta los proyectos de desarrollo alternativo en los que EE.UU. ha avanzado en los últimos años.

Las disposiciones en la inversión permitirán a inversores extranjeros en industrias extractivas desplazar a los colombianos pobres y socavar la soberanía nacional de Colombia. La situación de los desplazados en Colombia se ve agravada por las incautaciones de la tierra violentas e ilegales por parte de grupos paramilitares y guerrilleros que se benefician de la venta de estas tierras a empresas sin escrúpulos. El TLC entre Estados Unidos y Colombia agravará la crisis de la minería y otros proyectos de fomento a la industria extractiva que empujarían a las comunidades fuera de sus tierras. Estos efectos desastrosos ya han sido demostrados por empresas que ya han invertido en las industrias extractivas como la minería y la extracción de aceite de palma. Colombia ha visto aumentar la desigualdad, la inseguridad alimentaria, los daños al medio ambiente, el desplazamiento de comunidades indígenas, y la marginación de la minería en pequeña escala y los medios de vida tradicionales. Por otra parte, el proceso de controversias inversionista-Estado en el TLC permitirá a los inversores extranjeros desafiar los esfuerzos de Colombia por garantizar la seguridad y la salud públicas y la protección del medio ambiente.

Apoyamos los esfuerzos del Presidente y los miembros del Congreso al trabajar con el gobierno colombiano para alcanzar mejoras. Sin embargo, el reciente "Plan de Acción" acordado no hace lo suficiente para mejorar los derechos laborales, proteger a los sindicalistas y líderes de derechos humanos, y fortalecer el estado de derecho en Colombia. La Administración de Santos ha ofrecido retórica promisoria, pero todavía tenemos que ver el lenguaje traducido en acciones concretas. Sin mejoras significativas en el ámbito de los derechos humanos, un acuerdo de libre comercio con Colombia ni siquiera debería estar sobre la mesa.

Hay que recordar también que el acuerdo agrava los problemas en Colombia, en lugar de remediarlos. Sería una locura asegurar un progreso significativo en materia de derechos humanos y la desigualdad en Colombia sólo para poner en práctica un acuerdo que socava estos logros. Como personas de fe, es nuestra firme convicción de que el comercio internacional y los acuerdos de inversión deben promover el bien común y evaluarse en función de su impacto en las personas más vulnerables. Este acuerdo, en su forma actual, aumentará la pobreza y la inestabilidad que subyacen en el conflicto violento colombiano. Por estas razones, instamos al Presidente a no presentar el acuerdo al Congreso. Si lo hace, el Congreso debe rechazarlo.

Respaldado por los siguientes miembros del Grupo Interreligioso de Trabajo sobre Comercio e Inversión:

Servicio Mundial Judío Americano
Centro de Interés
Servicio Mundial de Iglesias
Columbano Centro para la Promoción y Difusión
Conferencia de Superiores Mayores Masculinos
Oficina Maryknoll para Asuntos Globales
Misión Médica Alianza de Hermanas por la Justicia
Misioneros Oblatos de María Inmaculada, Oficina de Justicia, Paz e Integridad de la Creación
RED: Un Cabildeo de la Justicia Social Nacional Católic
Iglesia Presbiteriana (EE.UU.), Oficina de testimonio público
Hermanas de la Misericordia de las Américas - Equipo de Justicia
Iglesia Unida de Cristo, Ministerios de Justicia y Testimonio
Iglesia Metodista Unida, Junta General de Iglesia y Sociedad
Testigos por la Paz




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada