El Centro de Pastoral Afrocolombiana, CEPAC, convoca, anima y coordina las distintas iniciativas de trabajo pastoral que se realizan con el pueblo afrocolombiano

 

 

viernes, 4 de marzo de 2011

En Colombia, Nueva fiebre del oro alimenta viejo conflicto: The New York Times

En Colombia, Nueva fiebre del oro alimenta viejo conflicto

(traducción automática)
Stephen Ferry de The New York Times



Miles de personas de toda Colombia han acudido a los sitios de minería en Antioquia, donde los grupos armados se disputan el control de las operaciones.


Por SIMON ROMERO
Publicado: 03 de marzo 2011


Caucasia, Colombia - Mesa estudió minuciosamente los informes de inteligencia que describe los movimientos de dos señores de la guerra con ejércitos privados. A continuación, los helicópteros despegaron en la madrugada, llevando un equipo de élite armados con rifles de asalto a la nueva delantera en tiempo de guerra de este país: las minas de oro.


Aprovechando el auge de una década en los precios del oro, los combatientes de varias partes del conflicto están cambiando en la minería de oro, entre ellos las guerrillas izquierdistas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, y los combatientes de los grupos armados sombras que se levantó de la cenizas de los escuadrones paramilitares de derecha.

Su movimiento en el oro pone de relieve las muchas dificultades de poner fin a endiabladamente complejo de Colombia la guerra de cuatro décadas. A pesar de que las autoridades colombianas afirman victorias en los comandantes de los bombardeos rebeldes superior y la erradicación de grandes extensiones de coca - la planta utilizada para elaborar la cocaína, el elemento vital a largo financieros de los insurgentes - facciones resistentes están explorando nuevas fuentes de dinero.


"Estos grupos están transformando para aprovechar las oportunidades que ver", dijo Jeremy McDermott, un director con sede en Medellín de InSight, un organismo de investigación que se centra en empresas criminales en América Latina. "Ellos saben que hay un enorme flujo de nuevos ingresos a su alcance, y lo están agarrando".



El resultado es una fiebre del oro como ninguna en curso en América del Sur, tanto en la alimentación de la evolución de los conflictos de Colombia y mantenerlo vivo. Arriba y abajo de las cuencas del río sofocante en torno a Medellín, los mineros de toda Colombia se están reuniendo a los sitios donde se retroexcavadoras rompiendo copas de los árboles y los árboles, dejando tras de sí paisajes lunares.

Algunas de estas minas pequeñas han existido durante décadas, se hace eco de frenesí que se remontan siglos al saqueo de los conquistadores en busca de yacimientos de oro legendario. las minas más recientes aparecen en casi todas las semanas, lo que refleja los esfuerzos por encontrar oro, mientras que su precio sigue siendo elevado. Los futuros del oro subieron esta semana a un récord sin inflar ajustado de 1.441 dólares la onza.

La fiebre del oro aquí es sólo una parte de un auge de la minería más amplia en Colombia, con la producción de oro subiendo más de un 30 por ciento el año pasado y atraer a una gran variedad de buscadores de fortuna, de las corporaciones multinacionales a los agricultores que han abandonado sus campos y recoger las palas.

Guerrilleros y sus adversarios paramilitares han sido involucrados en la minería, a menudo con él y negocios relacionados, como la ganadería para el lavado de dinero y para extraer el pago de extorsiones. Sin embargo, funcionarios de inteligencia militar y los residentes aquí dicen que los factores nuevos, como el éxito de los proyectos financiados por la erradicación de la América de coca y el precio del oro, han empujado a los rivales en la guerra contra las drogas a largo de Colombia para centrarse en otros lugares.

El papel de la guerrilla y los sindicatos del nuevo penal en la apertura en desorden de nuevas minas ha hecho Antioquia - el departamento o provincia, cuya capital es Medellín - una de las regiones más mortal y más devastado el medio ambiente de Colombia.

Los mineros en sertón fuera de la ley el uso del mercurio líquido para separar el oro de los sedimentos del río, dando Antioquia uno de los más altos niveles de contaminación por mercurio en cualquier lugar, de acuerdo con los investigadores de las Naciones Unidas. Se estima que 67 toneladas de la misma se liberan en el medio ambiente de la provincia cada año, por cerca de 30.000 mineros que participan en la fiebre del oro.


"Colombia tiene la vergonzosa posición por primera vez como el más grande del mundo por habitante contamina el mercurio de la minería artesanal del oro", dijo Marcello Veiga, un ingeniero de minas que dirigió un estudio de las Naciones Unidas de la contaminación por mercurio en Antioquia.


Más de 60 ataques con granadas se llevaron a cabo el año pasado en el Cáucaso, una ciudad de alrededor de 100.000 con un distrito del centro de tiendas de compra de oro. Que en gran medida afecta a dos grupos armados, los Urabeños y los Rastrojos, que compiten por el control de las minas de oro y, en cierta medida, el tráfico de cocaína.

Ambos grupos se cree que más de 1.200 combatientes en sus filas. Cada surgió de los grupos paramilitares que se supone que se han desmovilizado hace años. A veces, estos herederos de los paramilitares de trabajo con las FARC, lo que ilustra la naturaleza post-ideológica de los conflictos de hoy.

Sin embargo, ajustes de cuentas entre esos grupos y urbanas operativos de las FARC también se lleva a cabo, el levantamiento de Caucasia tasa de homicidios a 189 por cada 100.000 habitantes el año pasado, en comparación con un promedio nacional de sólo 35 por cada 100.000, según funcionarios federales.


"Es difícil para cualquier persona decir esto en voz alta, pero una razón por la guerrilla y las bandas criminales se están moviendo en oro es porque no es rentable", sino porque se trata de un producto legal, a diferencia de la cocaína, dijo Leiderman Ortiz, el editor de un pequeño periódico aquí que sobrevivió a un ataque con granadas en su casa el año pasado después de que él se describe la nueva dinámica del comercio de oro de la región. "Es una manera de mantener viva la guerra", dijo.


En enero, el presidente Juan Manuel Santos dijo que las comunicaciones interceptadas de las FARC mostraron que la extracción de oro se había convertido en una fuente de financiación para el grupo rebelde. 



El Sr. Santos dijo que las FARC habían nombrado a un comandante con el nombre de guerra Mauricio para supervisar las actividades de oro del grupo minero, que incluyen la propiedad directa de algunas minas y la extorsión en los sitios de explotación minera.

En una nueva estrategia, el Sr. Santos ha ordenado redadas en más de 50 minas ilegales en las últimas semanas. En un día de redadas coordinadas en febrero, las fuerzas de seguridad se desplegaron en helicópteros de Caucasia en Antioquia y la región vecina de Córdoba. Los miembros de un escuadrón de élite de la policía cayó sobre una mina cerca de la aldea de Cargueros, donde cerca de 100 mineros trabajaban bajo el sol caliente.


El uso de sandalias y ropa andrajosa, que vieron la tierra helicópteros. El sudor cayó de sus frentes. Se encogió de hombros cuando se le preguntó acerca de los riesgos de exposición al mercurio, que daña el cerebro y el sistema nervioso central.

"Ahora es mucho más difícil de cultivar coca, debido a la erradicación, así que ¿cuáles son mis opciones?", Dijo un minero, Elkin Jiménez, 30. En un buen mes, dijo, podría ganar $ 1.000, casi tres veces el salario mínimo en Colombia.

En voz baja, varios de los mineros, dijo que tuvo que pagar dinero de protección para trabajar en la mina. Exponer miedo palpable, no se presentó a nombre del grupo que controla el sitio, que los funcionarios militares dicen que se encuentra en una zona disputada por dos señores de la guerra, Sebastián Chanci del Urabeños y Luis Enrique Calle de los Rastrojos.

Aferrado a su trabajo, los mineros reaccionaron con fiereza cuando los soldados trataron de arrestar a uno de los hombres en el sitio. Agarrando palos, se precipitaron hacia los soldados armados con ametralladoras, para exigir su liberación.

Helicópteros militares zumbaban como avispas enojado por encima de la escena. Los soldados apuntaron con sus rifles a los mineros, que gritaban demandas a cambio. La tensión flotaba en el aire hasta que los soldados lanzaron el hombre.

Al sur de aquí, más de 5.000 campesinos marcharon a la localidad de Anorí, en enero para protestar contra las operaciones militares contra la minería de oro y el cultivo de coca. Los manifestantes, dijo que mientras las FARC les habían obligado a ir, sus quejas eran reales.

Los mineros y los consultores de seguridad describe cómo la zona se ha convertido en un bastión de las FARC, con la guerrilla el cobro de tarifas de extorsión con una precisión de un contador: 3.800 dólares al mes por cada retroexcavadora en funcionamiento, 141.000 dólares al mes por el permiso para explotar un determinado sitio, y así sucesivamente.

Un minero de Anorí, Octaviano Hernández, puso en palabras sencillas, cómo funcionaba el poder en la región como la fiebre del oro continuó: "Todo lo que puedo decir es que quien tiene la pistola da las órdenes."




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada